Make your own free website on Tripod.com

Oraciones

 

Comunión Espiritual Jesús mío, creo firmemente que estás aquí en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y ardientemente deseo recibirte dentro de mi alma, mas como no puedo recibirte sacramentalmente, ven espiritualmente a mi corazón. (Pausa) Habiéndote ya recibido, me abrazo y me uno a Tí. No permitas que jamás me separe de tí.

Oración de la mañana Señor, comienza el nuevo día y desde lo profundo de  mi interior deseo entregarlo a tí para que todas las cosas pueda resolverlas con tranquilidad desde la luz de tu Espíritu. No quiero sentirme frustrado, ni orar a toda prisa... deseo cerrar los ojos del alma y con mucha paz decirte: "Jesús, te amo, confío en tí." has que evite los pensamientos que me angustian queriendo comprender situaciones que me suceden, no quiero arruinar tu proyecto tratanto de imponer mis ideas... quiero dejarte actuar libremente en mi vida. Entregarme a tí con plena confianza, amarte y dejar mi futuro en tus manos diciéndote: "Jesú, confío plenamente en tí, en tu amor." Amén.
Oración de la tarde En esta tarde, Señor, imploro tu presencia divina, entra en mi alma y lléname de tu luz. El día va pasando, así como va pasando mi vida; y en este tiempo de gracia traigo todo mi acontecer diario ante tí... quiero descubrirte en todo y en todos... en mi familia, en las situaciones y actuaciones. Te pido que aumentes mi fe, mi amor y sobre todo la esperanza para que pueda ser testigo de justicia, paz y solidaridad para los demás. Quiero ser digno de vida, no de muerte para los que me rodean... por eso ayúdame a que vaya haciendo mías las actitudes de bondad, amabilidad, sinbceridad, honestidad... y dejar todo aquello que me impide ser un buen ser humano y cristiano. Amén.
Oración de la noche Cae la noche, sigo en tu presencia... alabándote, dándote gracias por el día vivido. Ya termoinaros las labores cotidianas y junto a mi familia me dispongo a descansar. Si el día no transcurrió de la mejor manera, espero mañana poder enmendar aquello que no hice bien; y así podré realizar lo que tú esperas de mí en cada momento. Envíame tu ángel de la paz y de luz para que nos acompañe durante esta noche. Amén.